Honda CB1100

PIN

El taller 2 Loud Custom se encargó de la Honda CB1100 para hacer una Scrambler con muchos toques cromados. En realidad es más bien una mezcla entre una Scrambler y una Café Racer en el sentido de que claramente no es una máquina hecha para la carretera, sino para el asfalto y que los códigos estéticos provienen de ambos mundos.

De hecho, hay silenciadores montados a baja altura, un asiento único típico de las Café Racer, un refuerzo de la horquilla en lugar de un guardabarros delantero, neumáticos de carretera de época. Pero por otro lado, el manillar y la parte trasera se inspiran en los modelos Scrambler. En cualquier caso el conjunto es perfectamente homogéneo y original, ¡me gusta mucho!

2 Loud Custom es un pequeño taller con sede en Tapei, Taiwán, que abrió sus puertas hace unos años, señala el concesionario de motos segunda mano Crestanevada. A pesar de su corta experiencia, ya se ha hecho un nombre gracias a transformaciones perfectamente realizadas. La base de la máquina presentada es una Honda CB1100 EX de 2014 y era la primera vez que el taller trabajaba en una 4 cilindros.

En cuanto a la parte técnica, se instalaron filtros de aire K&N, que se unen a los cuerpos de mariposa a través de un conector diseñado y fabricado internamente. El mapeo se realiza con un Dynojet Power Commander 5. Los silenciadores de escape se han sustituido por modelos cónicos más cortos con el logotipo del taller.

El chasis ha sido acortado y modificado. Se han añadido soportes pulidos exclusivos para el montaje del motor. El asiento de cuero personalizado se asienta directamente en el bucle trasero, que se prolonga con un guardabarros corto que alberga un faro trasero de época y un portaplacas. Debajo del asiento hay dos fundas laterales caseras de color negro. Se utilizan para ocultar la electrónica que se aloja bajo el asiento. El encendido está instalado en el lado derecho, bajo un filtro de aire. La batería de litio está discretamente situada delante del basculante. Se nota que se ha hecho un verdadero esfuerzo por ocultar la electrónica. A pesar de su aspecto neo-retro, la CB1100 sigue siendo una máquina moderna con un montón de sensores, el trabajo realizado por el taller es notable y el hecho de haber sido capaz de mantener este espacio vacío bajo el asiento es digno de elogio.

Destaca también el depósito hecho a mano con la instrumentación MotoGadget. Los cables y fundas visibles se limitan a lo estrictamente necesario: freno, acelerador, embrague. El mazo de cables es lo más discreto posible, con los cables del commodo pasando por el manillar y parte del mazo pasando por el cuadro. El ABS se aloja bajo el asiento, el sensor de inclinación se ha reubicado… en definitiva, los elementos modernos se ocultan para dejar ver sólo lo esencial.

Se han conservado las ruedas de radios originales, que encajan perfectamente con el espíritu de la moto. El amortiguador trasero ha sido modificado y utiliza una unidad Gears Racing de alta gama con muelle Hyperpro. Los cilindros maestros de freno y embrague son de KustomTech. Las pinzas son las originales, pulidas para la ocasión.

El depósito de aceite es más grande que el original y también es de metal pulido. Las mangueras y los conectores también son de metal pulido, al igual que la mayoría de las piezas de la moto. Muchas de estas piezas son de fabricación propia: fíjate en la calidad de los acabados de las estriberas, el pedal de freno, la luz trasera, los intermitentes y la tarjeta de la cadena de transmisión. El refuerzo de la horquilla también está hecho a mano, y sustituye ingeniosamente al guardabarros original.

En general, creo que esta máquina es un éxito. Tiene muchas partes pulidas sin llegar a ser totalmente cromadas. Además, parece ser perfectamente utilizable en la vida cotidiana, ¡una transformación como me gusta!

También te puede interesar