Mercedes-Benz GLA 250 4MATIC

PIN

Con todo el desparpajo de un hermano mayor orgulloso de brillar por fin entre dos hermanos menores pero muy dotados, el renovado Mercedes-Benz GLA 250 de 2021 es lo que la compañía alemana ensalza como entrada a su gama de SUV “GL”. Pero, en realidad, se sitúa entre el crossover GLB, más alto y tradicionalmente cuadrado, y el tan publicitado Clase A de 5 puertas.

Así que sí, el GLA es el primer peldaño en la escalera de los SUV de la marca. Sin embargo, gracias a su mayor tamaño, su tecnología interior mejorada, similar a la del Clase A, y su estilo deportivo, es probable que resulte tan tentador para aquellos que deseen un Clase A más alto y con aspecto de SUV con tracción a las cuatro ruedas, como para aquellos que busquen en Crestanevada Sevilla una versión más esbelta del GLB, más alto pero aún compacto, ya que el diseño más cuadrado del GLB y las siete plazas disponibles probablemente atraigan a los más tradicionales de los SUV.

No importa el segmento exacto, sigue siendo un Mercedes-Benz, lo que significa que tiene un precio elevado en cada clase, especialmente cuando se añaden opciones que vienen en otros vehículos a un precio mucho más bajo. Algunos pueden apreciar que no tienen que pagar por las características que no quieren. Pero también significa que, a menos que marque la mayoría o todas las casillas de opciones, a veces el GLA sorprende con características que faltan.

El nuevo GLA es 10 cm más alto que antes, lo que hace que no sea un enigma visual “¿es un hatch o un crossover? El revestimiento protector negro de la carrocería refuerza la sensación de SUV, además de ayudar a reducir los desconchones de pintura provocados por los desechos de la carretera.

Sorprendentemente, el GLA revisado es en realidad más corto que antes, en 1,5 cm, aunque su anchura y su distancia entre ejes se han estirado en 30 mm cada una, lo que permite un mayor espacio para las piernas en las plazas traseras y cierta capacidad de ajuste entre el espacio de las plazas traseras y el espacio de carga gracias a los asientos traseros deslizantes y abatibles.

La gran novedad del GLA es la incorporación del sistema MBUX de alta tecnología de la Clase A, junto con sus indicaciones de navegación mejoradas con realidad aumentada, que proporcionan flechas y direcciones superimpuestas en las indicaciones del mapa para facilitar su seguimiento. También hay una función de inteligencia artificial que te permite decir “Hey Mercedes” y luego decirle al coche lo que quieres, lo cual es muy útil para la gente que no quiere buscar en el salpicadero, en los menús de la pantalla o pasar tiempo rebuscando en el manual para encontrar varias funciones.

El interior parece un paso hacia el futuro, con dos pantallas planas conectadas, una directamente delante del conductor que sustituye a los indicadores habituales, y la otra una pantalla de infoentretenimiento similar de siete o 10,25 pulgadas (como en la imagen) para todas las visualizaciones del navegador, la radio y el teléfono. Una fila de pantallas de climatización tradicionales se encuentra debajo de tres rejillas de ventilación de estilo turbina, cerca de una almohadilla de carga inalámbrica disponible y un puerto de carga USB-C.

Una de mis características favoritas fue el gran techo solar panorámico de dos piezas, que viene de serie en todos los modelos GLA, con una cubierta eléctrica que se puede retraer cuando quieres menos sol, o mientras estás estacionado en un día caluroso en verano.

El mejor ejemplo de hablar con el coche fue cuando busqué el botón del volante calefactado, no lo encontré, y simplemente dije “Oye Mercedes, enciende mi volante calefactado”. Y lo hizo. Como un ángel del cielo.

Por desgracia, no todo es celestial cuando se trata de la tecnología avanzada del GLA. Dado que básicamente todo es personalizable en las pantallas, puede llevarte un tiempo configurar todo como prefieras, utilizando los cuadrados táctiles del volante que no siempre se deslizan hacia el área o la función que esperas. Incluso después de mucha personalización de la radio, selección de la pantalla y configuración de las emisoras, sigue sin haber forma de pasar de una emisora preseleccionada a otra con una simple pulsación de botón en el volante sin apartar los ojos de la pantalla o las manos del volante.

El GLA 250, que ahora utiliza el más eficiente M260 de 2,0 litros turboalimentado de cuatro cilindros, rinde ahora 221 CV, y su sistema de tracción total y el cambio automático de doble embrague de 8 velocidades le ayudan a conseguir un tiempo de 0 a 100 km/h de 6,9 segundos.

En general, es un motor impresionantemente suave y potente. Sin embargo, hay un retraso ocasional al salir de la línea, especialmente cuando se quiere ir ahora, que se siente como un retraso del turbo, o la transmisión cambiando por sí misma de un lanzamiento de segunda velocidad orientado a la comodidad a la primera velocidad.

Las levas de cambio son de serie, lo que refuerza que se siga fomentando la participación del conductor desde el asiento del conductor. Hay un dial dinámico en la consola central que permite elegir rápidamente entre los modos Eco, Comfort, Sport o Individual. En el modo Sport se aprecia la voluntad de reducir a una marcha inferior, y más rápidamente si se utilizan las levas, al tiempo que se endurecen los reglajes de la suspensión, pero sin llegar a niveles de castigo.

Los entusiastas más acérrimos pueden desear un poco más de indicación de que estás en el modo Sport, además de la pequeña S en el salpicadero. Pero si está orientado a las prestaciones, el Mercedes-AMG GLA 35, más rápido, de 302 CV, puede ser más adecuado para usted, que también ha llegado a los concesionarios de Benz este verano, o el GLA 45, más picante, con 382 CV, que está previsto que llegue en 2021.

Desde el punto de vista de la eficiencia de combustible, el GLA 250 es ahora ligeramente mejor que el año pasado, logrando una media combinada global de 8,7 L/100 de combustible premium. Se trata de un ahorro de combustible bastante bueno para los SUV de lujo de su tamaño, pero no tan bueno si se compara con otros SUV de lujo de consumo normal del segmento, como el Lexus UX, híbrido o normal, con 6,0 y 7,2 L/100 km, respectivamente.

Al igual que la mayoría de los modelos de Mercedes-Benz, el GLA cuenta con numerosas funciones de seguridad de serie, la más avanzada de las cuales es probablemente el asistente de frenado activo, que utiliza un radar y una cámara montada en el parabrisas para avisar primero (con una señal y luego con un sonido) de una colisión inminente, y luego puede frenar de forma autónoma, o añadirse a tu frenada si es necesario, hasta aproximadamente 60 km/h.

Pero quizá lo que decepciona a algunos, desde el punto de vista de la seguridad y el valor, es que muchos de estos sistemas de seguridad del GLA son opcionales. Pero si se suman todas estas opciones, incluyendo el Aparcamiento Activo, el Head-Up Display y una cámara de 360 grados, se roza la cifra de 60000 euros, lo que parece caro para un vehículo de este tamaño.