Prueba del Volvo XC40

PIN

El XC40 ocupa un lugar destacado en el ranking de vehículos más esperados por el público. Los SUV suecos son muy populares, y el hecho de que Volvo se enfrente a una clase más popular que sus XC90 y XC60 es un gran atractivo. Primeros elementos de respuesta con la prueba de la versión D4.

El XC40 es aún más importante de lo que parece, ya que tiene el honor de inaugurar una flamante plataforma que será utilizada por los compactos de Volvo, así como, probablemente, por Geely, el propietario chino de la marca sueca.

Cuando miras el XC40, lo primero que notas es el ya tradicional lenguaje de diseño de Volvo, detalla el concesionario vender coche Crestanevada. No se puede negar la modernidad del diseño y el hecho de que, en comparación con la competencia alemana, el diseño de Volvo es definitivamente menos conservador y más llamativo. Si se observa con detenimiento, el XC40 también revela su propia personalidad joven y dinámica. Esto es lógico, ya que se dirige a un grupo de edad media inferior. Esta originalidad se aprecia en aspectos como la carrocería bitono, cuyos matices parecen especialmente buscados, y en otros detalles, como la caída muy pronunciada de los laterales, que da lugar a unos imponentes pilares C. El conjunto es muy premium y, sobre todo, muy animado.

El aspecto es tan premium que no se puede evitar una verdadera sensación de decepción cuando se ve el interior. Hablamos de un vehículo que pretende competir con el Audi Q3, el BMW X1, el Mercedes GLC y el inminente Jaguar E-Pace. Apuntamos alto, apuntamos al lujo, apuntamos a la calidad. Es una pena, pues, que Volvo haya optado por decorar su interior con unos plásticos duros que no son ni favorecedores a la vista ni al tacto. Está claramente por debajo de los estándares alemanes. En una clase en la que el cliente tiende a ser muy exigente con este tipo de cosas, esta elección podría resultar lamentable. A no ser que esta tendencia a dividir los cabellos sea detenida por la estética del interior. Porque ahí, en cambio, Volvo arrasa con cualquier competencia. El interior del XC40 es terriblemente atractivo. Los ojos encuentran un montón de detalles interesantes y creativos que faltan en otros coches. También nos ha gustado mucho el ambiente luminoso a bordo, que hace del XC40 un coche que parece acoger a las familias con una sonrisa. ¡Es una buena sensación!

Hablemos del aspecto familiar. En primer lugar, está el espacio. En la parte trasera, hay espacio más que suficiente para las rodillas y la cabeza de cuatro adultos (muy) grandes para viajar en el XC40, y podrían ser cinco si el túnel central fuera menos voluminoso.

Este Volvo también es generoso con el espacio de almacenamiento, que a menudo es de dimensiones impresionantes. Por ejemplo, es uno de los pocos coches con bolsillos en las puertas que pueden albergar un ordenador portátil grande.

Aunque el volumen del maletero no es de récord, lo que realmente brilla es el diseño. Por ejemplo, el suelo abatible permite ajustar el espacio para estabilizar objetos pequeños, y cuando el asiento está abatido (con sólo pulsar un botón), el amplio espacio de carga queda perfectamente plano, lo que no siempre ocurre. Al mismo tiempo, el XC40 desciende de una larga línea de reputados coches familiares. La tradición, cuando nos sostiene…

Cogimos una versión diésel D4, cuyo motor diésel de 2 litros produce 190 caballos a 4.000 rpm y 400 Nm a 1.740 rpm. Sólo hay una caja de cambios en el menú (al menos en esta versión), una automática de 8 velocidades. Desde los primeros cientos de metros, nos alegramos de ver que a estos caballos no se les pedía nada. El motor responde a la más mínima petición y mientras conducimos un diésel combinado con tracción total (¡todo lo que hace falta para que un coche pese!) el XC40 desprende una agradable sensación de ligereza. Luego, cuando la carretera nos permite acelerar un poco el ritmo, se pone de manifiesto uno de los orígenes de esta ligereza. Aunque nuestra primera impresión de la discreción del motor fue bastante favorable, empeora notablemente en cuanto se acerca a las 3.000 rpm. Oh, sí, de acuerdo, ¡esto es un diésel! Así que ahí es donde Volvo se ha recortado unos cuantos kilos. Salvo que, una vez más, cuando se está en el segmento premium, es algo que se mancha un poco. Seguro que hemos visto Jaguares 2.0D o Mercedes equipados con diésel 2.0 a los que se les podría hacer la misma crítica, pero ¿es eso una excusa?

Los primeros tramos sinuosos de nuestra ruta se recorren en el acertado modo Confort. Como es de esperar de Volvo, el XC40 es realmente muy considerado. En cuanto al manejo, no hay más sorpresas. El subviraje no aparece demasiado pronto… pero acaba siendo un poco desmoralizante.

También te puede interesar